Muy chingones, pero muy jodidos.


Si por algo se ha caracterizado el mexicano desde su concepción ha sido por chingón y por jodido.

Y es que es del todo cierto el hecho de que si de algo nos debemos sentir orgullosos como nación es esa gran hazaña que cada uno hace día con día al no derrumbarse ante las consecuencias de una pésima burocracia, que como buenos buitres que son, viven de la rapiña administrativa con total cinismo, aunque claro esto se debe a factores que nosotros mismos como sociedad provocamos, porque, quien más que nosotros le da el poder al mal gobierno.

Hagamos memoria, y demos un rápido recorrido a la historia nacional, desde la supuesta conquista pseudo evangelizadora, hasta la infructuosa guerra contra ese mal del que mucho se ha hablado, ¿qué es lo mas destacable que podemos encontrar?

Fueron más de 70 años los que el PRI como tal mantuvo el poder como buen monopolio administrativo. Y más de una década de soportar el irónico desarrollo del partido azul. Y entre todos esos años, entre devaluaciones cataclismicas, entre violencia, entre inseguridad no solo social, sino que además una gran incertidumbre política y económica.  Me sorprende que muy a pesar de eso, el mexicano sigue riendo, sigue parrandeando como buen ranchero. ¿Evasión? Eso no importa, lo único verdadero  aquí es celebrar que aun no estamos muertos (dadas las circunstancias). Que aun nos alcanza para tequilla adulterado y cerveza barata.

Hace apenas pocos años que salimos de eso denominado cardenismo (red corrupta e impune de violación nacional) creyendo que esa historia de terror había quedado en el olvido, cuando en un abrir y cerrar de ojos nos agarra desprevenidos, aunque ni tanto, el muy posible periodo salinista, trayendo consigo a toda esa horda de lerdos a tomar el gabinete, y aun peor, a un títere retrograda y con todo un copete de tonto a tomar por culo, perdón, para la silla presidencial.

Yo no tengo ninguna inclinación política específica, aunque a veces suelo considerarme izquierdista, lástima que esa  corriente este representada en este país por partidos sin ideología y pueril identidad. Pero es cierto que con partidos derechista nos ha ido de la patada.

El punto aquí es, simple. Las elecciones se aproximan, y entre millones de pesos despilfarrados en publicidad y cuatro candidatos ‘pal perro, hoy queda una sola cuestión importante, ¿seremos capaces de dejar de hacernos los chingones, de dejar de soportar que nos jodan cada rato? La pregunta está dispuesta  y la respuesta queda en cada uno de mostros.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s